Camiones

Llenado de neumáticos con nitrógeno

Llenado de neumáticos con nitrógeno Cauchosdelsur

Desde hace un par de años, el mundo automotor viene experimentando una marcada y permanente evolución, superior a la constante mejora en la que se ha internado el sector en las últimas décadas.

Esa intención de siempre querer ir hacia adelante en lo que a desarrollo y crecimiento se refiere, promueve que cada cierto tiempo vayan apareciendo nuevos aspectos que permitan, de una u otra forma, la excelencia del ramo, como viene sucediendo recientemente, con el hecho de inflar los neumáticos con nitrógeno.

Esta tendencia, que más que una moda deja clara sus ventajas al ser usada en otros tipos de vehículos, está presente desde hace largo tiempo, pero es actualmente cuando ha aparecido con mayor fuerza, suponiendo una nueva era en lo que tiene que ver con el inflado de los neumáticos del auto, una práctica que, históricamente, se ha llevado a cabo con aire ambiente.

El uso del nitrógeno es bien sabido que se emplea para las llantas de competiciones de carreras profesionales como Fórmula1, además, de utilizarse en la aeronáutica, debido a que, al ser un gas seco, disminuye el riesgo de explosiones al pasar por situaciones ambientales/climáticas adversas.

Coloquialmente hablando, se dice que, al ser utilizado para este tipo de fines, ha de ser bueno entonces también, para inflar los cauchos de los autos de rutina. No obstante, al margen de que esto sea cierto, existen varias ventajas/beneficios científicamente comprobados, que avalaban el uso de este componente en los neumáticos de todo tipo de carros.

Beneficios de los neumáticos con nitrógeno

Economía

El uso del nitrógeno en los cauchos, ayuda a que estos se mantengan en óptimas condiciones al cabo de un tiempo en comparación al aire normal, con lo cual, evidentemente, se prolonga la duración del neumático, generando un ahorro en el bolsillo del cliente.

Porcentualmente hablando, al inflar los neumáticos con nitrógeno, la presión dentro de las ruedas es más firme y sólida, lo que permita que su caducidad tarde hasta un 20% más.

Comodidad

Al incrementar la adhesión y mejor asentamiento del vehículo con el asfalto, el neumático tendrá un comportamiento más eficiente íntegramente, disminuyendo considerablemente la alteración del neumático en términos de deformación ante las posibles variables de presión, lo cual se aprecia al momento de un frenado inesperado.

Todo esto, promueve y aumenta la tranquilidad y comodidad de los pasajeros a bordo, que dispuestos en sus asientos y más allá de los problemas viales que presente la carretera, podrán disfrutar de un recurrido sin demasiadas incomodidades.

Seguridad

Sin importar lo económico o cómodo que resulte, el tema de la seguridad es el más importante de todos, puesto que engloba lo que se refiere a la salud física de las personas a bordo.

En este caso, se debe destacar que el nitrógeno en los cauchos limita el riesgo de que un neumático sufra algún desperfecto, como reventarse, principalmente. Esto sucede ya que el nitrógeno, al ser un gas que tolera mejor las variaciones de temperatura, genera que cuando las temperaturas sean elevadas, la presión de las ruedas no aumente de la misma forma como sucedería con aire convencional.

Back to list

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *