Camiones

Conoce la nueva tecnología desarrollada en Latinoamérica que convierte los cauchos usados en baterías para vehículos eléctricos

En la lucha constante contra la contaminación y búsqueda por industrias sustentables y amigables con el medio ambiente, una innovadora iniciativa latinoamericana está cambiando las reglas del juego con una nueva tecnología que busca usar neumáticos en desuso para fabricar baterías de autos eléctricos.

Este avance no solo ofrece una solución al problema de los neumáticos desechados, sino que también abre un camino prometedor hacia un futuro más sostenible y ecológico en la industria automotriz.

T-phite, empresa de origen chileno, son quienes se encuentran detrás del proyecto vanguardista y su CEO, Bernardita Díaz, explica de que se trata: “Este proceso lo que se busca es transformar los residuos del neumático en Hot Carbon, luego ese Hot Carbon es un material anódico que se utiliza para la fabricación de baterías de electro movilidad”.

Desde la empresa no solo destacan la iniciativa de atacar el problema de la contaminación, sino que afirman que su tecnología está diseñada especialmente para que no suponga un problema a futuro con el medio ambiente.

Nuestro trabajo ha sido diseñado desde el inicio para entender que, si bien la batería o el Hot Carbon se puede usar en baterías de iones de litio, de sodio y metal capacitor, además tenga un destino sustentable y amigable con la naturaleza

El problema de la contaminación de los neumáticos

La problemática de los neumáticos desechados es una crisis medioambiental que se agrava cada año.

Se estima que se desechan más de 20 millones de toneladas de cauchos al año, creando montañas de residuo que no solo ocupan un espacio valioso, sino que también representan un grave peligro para el medio ambiente.

Los cauchos en desuso pueden liberar productos químicos nocivos en el suelo y el agua, y su eliminación inadecuada puede provocar incendios peligrosos que emitan gases tóxicos a la atmosfera.

Iniciativas como la de T-phite son un rayo de esperanza contra la creciente crisis que involucra a los neumáticos. Al transformar un problema medioambiental en una solución sostenible, están demostrando que es posible dar un giro positivo a la situación.

Sin embargo, esta es solo una pieza del rompecabezas y hacen falta más de estas soluciones innovadoras en todo el mundo para poder abordar eficazmente el problema.

Cada paso en esta dirección no solo contribuye a la protección de nuestro medio ambiente, sino que también abre nuevas oportunidades para el avance tecnológico y el crecimiento económico del sector.

Back to list

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *